jueves, 23 de octubre de 2014

Lección 17 | Confiando en Dios y Cruzando el Mar Rojo


“Poniendo nuestra confianza en Dios, debemos avanzar firmemente, hacer su obra con abnegación, confiar humildemente en él,  entregarnos a su providencia nosotros mismos y todo lo que concierne a nuestro presente y futuro, mantener firme el principio de nuestra confianza hasta el fin”. - La Maravillosa Gracia de Dios, pág. 38.

ISRAEL EN GRAN PELIGRO
1.....¿Qué terror embargó a los israelitas cuando vieron los carros egipcios que se acercaban a ellos?
Éxodo 14: 10-12.- (10) Y cuando Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí que los egipcios venían tras ellos; por lo que los hijos de Israel temieron en gran manera, y clamaron a Jehová. (11) Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto? (12) ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto.
Cuando los israelitas vieron a los soldados egipcios que los perseguían, algunos en caballos y otros en carros, equipados para la guerra, desfallecieron de temor. El Mar Rojo estaba delante de ellos y los egipcios detrás. De modo que no podían ver ninguna vía de escape. Los egipcios lanzaron exclamaciones de triunfo al ver que los israelitas se encontraban completamente a su merced. El pueblo estaba muy atemorizado”. –TPI, Tomo 1, pág. 240.
En verdad, estaban en un lugar desde el cual no había posibilidad de liberación a no ser que Dios mismo interviniera en su favor  para salvarlos, pero habían sido llevados a ese desfiladero por obedecer los mandatos divinos… “No era cosa fácil mantener a las huestes de Israel en actitud de espera ante el Señor. Estaban excitados y llenos de terror. Carecían de disciplina y dominio propio.  Impresionados por el horror de su situación se tornaron violentos e irrazonables. Esperaban caer pronto en las manos de sus opresores, y sus lamentos y recriminaciones eran intensos y profundos”. –Testimonios para la Iglesia, Tomo 4, pág. 27.

RESPUESTAS A LA PETICIÓN DE AYUDA
2.....¿Qué mensaje inspirador del Señor les dio Moisés? ¿Cómo respondió el cielo sus plegarias de desesperación en su momento de mayor necesidad?
Éxodo 14: 13-16.- (13) Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. (14) Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. (15) Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen. (16) Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco.
“Era verdad que no había posibilidad de liberación a no ser que Dios mismo interviniera en su favor; pero habiendo llegado a esta situación por seguir la dirección divina, Moisés no temía las consecuencias. Su serena y confortadora respuesta al pueblo fue: ‘No temáis; estáos quedos, y ved la salud de Jehová que él hará hoy con vosotros; porque los Egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis quedos’”. PP, 284.
Él los animó a confiar en Dios y a refrenar sus expresiones de incredulidad, y que vieran lo que el Señor haría en favor de ellos. Moisés oró fervientemente al Señor para que librara a su pueblo escogido.” –La Historia de la Redención, pág. 126.
“El salmista describiendo el cruce del mar por Israel, cantó: ‘En la mar fue tu camino, y tus sendas en las muchas aguas; y tus pisadas no fueron conocidas. Condujiste a tu pueblo como ovejas, por mano de Moisés y de Aarón.”’ Salmos 77:19, 20.” –PP, pág. 291.

LA INTERVENCIÓN DEL SEÑOR POR SU PUEBLO
3.....¿Cómo previno el Señor que los egipcios se acercasen y obligasen a los israelitas a regresar a la esclavitud?  ¿Qué le ordenó el Señor a Moisés para proveer un camino de escape?
Éxodo 14:19-20.- (19) Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas, (20) e iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel; y era nube y tinieblas para aquéllos, y alumbraba a Israel de noche, y en toda aquella noche nunca se acercaron los unos a los otros.
Los egipcios no podían ver a los hebreos, porque una nube de espesas tinieblas se extendía ante ellos, pero era plenamente luminosa para los israelitas. Así manifestó Dios su poder para probar a su pueblo, para ver si confiaba en él después de darle tales pruebas de su cuidado y su amor, y para reprender su incredulidad y su murmuración.” La Historia de la Redención, pág. 127.
Jesús estaba a la cabeza de aquella inmensa hueste. La columna de nube de día, y la columna de fuego por la noche, representaba a su Caudillo divino”. –Testimonios para la Iglesia, Tomo 4, pág. 26.
Cubierto en el pilar de una nube, el redentor del mundo mantuvo comunión con Israel. No digamos pues, que no tenían a Cristo.  Cuando el pueblo estaba sediento en el desierto, y se entregó a la murmuración y la queja, Cristo era para ellos lo que es para nosotros un salvador lleno de tierna compasión, el intercesor entre ellos y Dios. Después que hagamos nuestra parte en purificar el templo del alma de la contaminación del pecado, la sangre de Cristo es provechosa para nosotros, tal como la fue para el Israel de antaño.” Youth Instructor, 18 de julio de 1901 (6BC 1061).

4.....¿Qué gran milagro se llevó a cabo delante de sus ojos? ¿Qué pudo hacer el pueblo de Dios en esta experiencia singular en la historia del mundo?
Éxodo 14: 21-22.- (21) Y extendió Moisés su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirase por recio viento oriental toda aquella noche; y volvió el mar en seco, y las aguas quedaron divididas. (22) Entonces los hijos de Israel entraron por en medio del mar, en seco, teniendo las aguas como muro a su derecha y a su izquierda.
Marchad, marchad’ fueron las palabras dadas por Dios al pueblo de Israel mientras ellos estaban delante del Mar Rojo, cercados por montañas inaccesibles y perseguidos por Faraón. En obediencia al mandato marcharon hacia delante. Entonces el Señor obró por ellos. Las aguas del mar se abrieron y se detuvieron en un lado de ellos como un gran muro, dejándoles un camino abierto. ‘Entonces los hijos de Israel entraron por en medio del mar, en seco, y estuvieron salvos.’” Manuscript Releases, vol. 18, pág. 146.
Las aguas se levantaron y se detuvieron, como paredes solidificadas en ambos lados, mientras Israel caminó en medio del mar en tierra seca.” Spirit of Prophecy, vol. 1, págs. 208, 209.

UN CAMINO DE FE Y LIBERTAD
5.....¿Qué fue absolutamente necesario para que el pueblo se aventurase hacia delante en ese camino?  ¿Cómo te sentirías si hubieras sido llamado a caminar entre grandes masas de agua a tu izquierda y derecha? ¿En quién confió el pueblo de Israel al caminar en el mar?
Hebreos 11:29.- Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados.
Salmos 106:8-10.- (08) Pero él los salvó por amor de su nombre, Para hacer notorio su poder. (09) Reprendió al Mar Rojo y lo secó, Y les hizo ir por el abismo como por un desierto. (10) Los salvó de mano del enemigo, Y los rescató de mano del adversario.
En su providencia Dios mandó a los hebreos que se detuvieran frente a la montaña junto al mar, a fin de manifestar su poder al liberarlos y humillar señaladamente el orgullo de sus opresores. Hubiera podido salvarlos de cualquier otra forma, pero escogió este procedimiento para acrisolar la fe del pueblo y fortalecer su confianza en él. El pueblo estaba cansado y atemorizado; sin embargo, si hubieran retrocedido cuando Moisés les ordenó avanzar, Dios no les habría abierto el  camino. Fue por la fe cómo pasaron el mar Bermejo como por tierra seca’. Hebreos 11:29. Al avanzar hasta el agua misma, demostraron creer la palabra de Dios dicha por Moisés. Hicieron todo lo que estaba a su alcance, y entonces el Poderoso de Israel dividió la mar para abrir sendero para sus pies”. Patriarcas y Profetas, pág. 294.

POR FE RECIBIERON EL BAUTISMO
6.....¿Cómo representa la Escritura esta experiencia especial de fe que experimentó el pueblo de Israel ese día?
1 Corintios 10:1-2.- (01) Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; (02) y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar,
“…Su bautismo en el mar fue después que ellos salieron de Egipto, y en su primera entrada en su viaje a la tierra de Canaán, como es nuestro bautismo, o debería ser, cuando una persona es sacada de un lugar peor que la esclavitud y oscuridad egipcia, y ha creído en el Señor Jesucristo, y al principio de su profesión de Él, y entrada en su carrera cristiana. El descenso de los israelitas al mar, cuando parecían estar enterrados en el agua, y ascensión a la orilla, tiene una gran concordancia con el bautismo, al ser administrado por la inmersión, en el que la persona bautizada entra en el agua, y es enterrada con Cristo ahí, y sale de ella come de un sepulcro, o como los hijos de Israel del Mar Rojo; y como ellos, cuando salieron del mar, pudieron regocijarse y cantar en vista de su salvación y seguridad, y de la destrucción de todos sus enemigos, así puede y se regocija el creyente en esta norma, en vista de su salvación y seguridad en Cristo, y de todos sus pecados que son enterrados y ahogados en el mar de su sangre…” John Gill’s Bible Commentary, comments on 1 Corinthians 10:1, 2.

REGISTROS PARA NUESTRO BENEFICIO
7.....¿Qué está registrado en la historia bíblica para nuestro beneficio y para todos los que creen en Dios? El Señor les dio un escape por medio del mar entonces ¿qué podemos esperar nosotros cuando le llamamos en momentos difíciles?
Éxodo 14:29-31.- (29) Y los hijos de Israel fueron por en medio del mar, en seco, teniendo las aguas por muro a su derecha y a su izquierda. (30) Así salvó Jehová aquel día a Israel de mano de los egipcios; e Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar. (31) Y vio Israel aquel grande hecho que Jehová ejecutó contra los egipcios; y el pueblo temió a Jehová, y creyeron a Jehová y a Moisés su siervo.
Isaías 51:10, 11.- (10) ¿No eres tú el que secó el mar, las aguas del gran abismo; el que transformó en camino las profundidades del mar para que pasaran los redimidos? (11) Ciertamente volverán los redimidos de Jehová; volverán a Sion cantando, y gozo perpetuo habrá sobre sus cabezas; tendrán gozo y alegría, y el dolor y el gemido huirán.
En esto se enseña una gran lección para todos los tiempos. A menudo la vida cristiana está acosada de peligros, y se hace difícil cumplir el deber. La imaginación concibe la ruina inminente delante, y la esclavitud o la muerte detrás. No obstante, la voz de Dios dice claramente: “Avanza.” Debemos obedecer este mandato aunque nuestros ojos no puedan penetrar las tinieblas, y aunque sintamos las olas frías a nuestros pies. Los obstáculos que impiden nuestro progreso no desaparecerán jamás ante un espíritu que se detiene y duda. Los que postergan la obediencia hasta que toda sombra de incertidumbre desaparezca y no haya ningún riesgo de fracaso o derrota no obedecerán nunca. La incredulidad nos susurra: “Esperemos que se quiten los obstáculos y podamos ver claramente nuestro camino;” pero la fe nos impele valientemente a avanzar esperándolo todo y creyéndolo todo”. –PP, pág. 295.

MEDITACIÓN
  • Si no encontramos solución a una dificultad, ¿creemos que el Señor puede hacer lo que parece imposible para nosotros?
  • Después que el pueblo padeció muchos años en la esclavitud, ¿por qué permitió el Señor que ellos confrontasen una prueba tan grande en el Mar Rojo?
  • Cuando eres probado, ¿recuerdas el gran milagro de Israel al cruzar el Mar Rojo entre muros de agua? 

ESTUDIO ADICIONAL
Salmos 66:6; 78:13; 136:11-14; Isaías 41:9, 10, 13, 14; 63:12; 51:12, 15.
Los que creen que les es imposible ceder a la voluntad de Dios y tener fe en sus promesas hasta que todo esté despejado y llano  delante de ellos, no cederán nunca. La fe no es la certidumbre del conocimiento; “es la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven”. (Hebreos 11:1). El obedecer a los mandamientos de Dios es la única manera de obtener su favor. “Marchad”, debe ser el santo y seña del cristiano.” –La Maravillosa Gracia de Dios, pág. 38; Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 451-453