jueves, 28 de mayo de 2015

Lección 22 | Promesa para Hoy


Dios no nos pide que hagamos con nuestra propia fuerza la obra que nos espera. Él ha provisto ayuda divina para todas las emergencias a las cuales no puedan hacer frente nuestros recursos humanos. Da el Espíritu Santo para ayudarnos en toda dificultad, para fortalecer nuestra esperanza y seguridad, para iluminar nuestra mente y purificar nuestro corazón
A nosotros también se dirige la promesa de la presencia permanente de Cristo. El transcurso del tiempo no ha cambiado la promesa que hizo al partir. Él está con nosotros hoy tan ciertamente como estuvo con los discípulos, y estará con nosotros ‘hasta el fin’Testimonios para la iglesia, Tomo 8, págs. 26, 24.

SIEMPRE CON SUS DISCÍPULOS
1.....¿Qué promesa les dio Jesús a sus discípulos antes de partir?
Juan 14:18.- No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.
Mateo 28:18-20.- (18) Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. (19) Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; (20) enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
Este es Jesús, la vida de toda gracia, la vida de toda promesa, la vida de todo rito y la vida de toda bendición. Jesús es la sustancia, la gloria, la fragancia y la vida misma. ‘El que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida’ (Juan 8:12). Por lo tanto, el camino real que se ha dado a los redi­midos para que anden por él no cons­tituye tinieblas desanimadoras. Si no fuera por Jesús, nuestro peregrinaje verdaderamente sería solitario y dolo­roso. Él dice: ‘No os dejaré huérfanos(Juan 14:18). Por lo tanto reunamos todas las preciosas promesas. Repitámoslas durante el día y meditemos en ellas durante la noche, y estemos gozosos”. Mensajes Selectos, Tomo 2, pág. 279.
“Precisamente antes de su crucifi­xión, el Salvador dijo a sus discípu­los: ‘No os dejaré huérfanos’. ‘Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Con­solador, para que esté con vosotros para siempre’. ‘Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir’. ‘...él os enseñará todas las cosas, y os re­cordará todo lo que yo os he dicho(Juan 14:18, 16;16:13; 14:26)”. –Testimonios para la Iglesia, Tomo 8, pág. 26.

LA PROMESA ES PARA TODO EL QUE OYE EL LLAMADO DE DIOS
2.....¿Qué afirmó el apóstol Pedro con respecto a la promesa de largo alcance del Espíritu Santo?
Hechos 2:38-39.- (38) Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucris­to para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. (39) Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.
El campo de Dios es el mundo. Je­sús dijo a sus discípulos: ‘Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vo­sotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en Samaria, y hasta lo último de la tierra’. ‘Y que se predicase en su nombre el arrepenti­miento y el perdón de pecados en to­das las naciones, comenzando desde Jerusalén’ (Hechos 1:8; Lucas 24:47). Pe­dro dijo a los creyentes: ‘Porque para vosotros es la promesa, y para ­vues­tros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare’ (Hechos 2:39)”. –Testimonios para la Iglesia, Tomo 8, pág. 64.
Dios nos ha prometido todo poder; porque la promesa es para vosotros y vuestros hijos, y para todos los que están muy distantes, tantos como el Señor llame”. Conflicto y Valor, pág. 118.

3.....¿Por cuánto tiempo permane­cería el Espíritu Santo con los discípulos? Por tanto, ¿qué confirman los Testimonios?
Juan 14:16.- Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre.
La promesa del Espíritu Santo no se limita a ninguna edad ni raza. Cris­to declaró que la influencia divina de su Espíritu estaría con sus seguidores hasta el fin. Desde el día de Pentecos­tés hasta ahora, el Consolador ha sido enviado a todos los que se han entre­gado plenamente al Señor y a su servi­cio. A todo el que ha aceptado a Cristo como Salvador personal, el Espíritu Santo ha venido como consejero, san­tificador, guía y testigo. Cuanto más cerca de Dios han andado los creyen­tes, más clara y poderosamente han testificado del amor de su Redentor y de su gracia salvadora. Los hombres y mujeres que a través de largos siglos de persecución y prueba gozaron de una gran medida de la presencia del Espíritu en sus vidas, se destacaron como señales y prodigios en el mun­do. Revelaron ante los ángeles y los hombres el poder transformador del amor redentor”. –Los Hechos de los Após­toles, pág. 40.
La promesa nos pertenece ahora tan ciertamente como perteneció a los discípulos... Que cada miembro de iglesia se arrodille delante de Dios y ore fervientemente por la recepción del Espíritu. Clamad: ‘Señor, aumenta mi fe. Hazme comprender tu Pala­bra; porque la entrada de tu Palabra da luz. Refrigérame con tu presencia. Llena mi corazón con tu Espíritu’”. Maravillosa Gracia de Dios, pág. 191.

EXPERIENCIAS EN LA ÉPOCA APOSTÓLICA
4.....¿Quién facultó al apóstol Pedro para presentar el mensaje sin te­mor a los gobernantes del pue­blo? ¿Qué efecto causó el Espíri­tu Santo en los apóstoles a pesar de la amenaza de las autoridades judías?
Hechos 4:8, 31.- (8) Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Go­bernantes del pueblo, y ancianos de Israel:… (31) Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.
Este testimonio no podría haberse dado antes de la crucifixión de Cris­to, pero Él había prometido, ‘Mayores obras haréis; porque yo voy al Padre.’ Cristo había ascendido a su Padre. ‘Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Se­ñor Jesús; y abundante gracia estaba sobre ellos.’ Las escenas del rechazo y la crucifixión, la resurrección y as­censión de Cristo, eran una realidad viviente para ellos. Echaron mano de la promesa de Cristo para algún pro­pósito. Él había dicho: ‘Todo lo que pi­diereis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.’” (Re­view and Herald, June 18, 1895).
Debemos encontrar nuestra fortale­za en el mismo lugar donde la en­contraron los primeros discípulos. ‘Todos estos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las muje­res, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos’. ‘Cuando hubie­ron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la Palabra de Dios. Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ningu­no decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común(Hechos 1:14; 4:31, 32)”. Testimonios para la Iglesia, Tomo 6, pág. 144.

5.....¿Qué testimonio similar y po­deroso dio Esteban bajo la in­fluencia del Espíritu Santo? ¿Cómo completó su ministerio?
Hechos 6:5 pp; 8,10.- (5) Agradó la pro­puesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo(8) Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo(10) Pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba
Hechos 7:55-56.- (55) Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, (56) y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios.

6.....Cuando un problema amena­zaba con romper la unidad y la armonía en la iglesia apos­tólica, ¿quién hacía posible la solución? ¿Qué podemos aprender de esta experiencia?
Hechos 15:28.- Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias.
Jesús prometió a sus discípulos ‘el Con­solador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho’. ‘Cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad;... y os hará saber las cosas que han de venir’ (Juan 14:26; 16:13)”. –El Con­flicto de los Siglos, pág. 11.
La única esperanza de nuestras igle­sias es mantenerse bien despiertas. Los que están bien fundamentados en las verdades de la Palabra, los que en­frentan todo con un ‘Así dice el Señor,’ están seguros. El Espíritu Santo guiará a aquellos que valoran la sabiduría de Dios por encima de los sofismas enga­ñosos de los instrumentos satánicos(Southern Union Worker, October 30, 1913).

LA DISPOSICIÓN DE DIOS PARA DAR SU ESPÍRITU
7.....¿Por qué no recibimos una mayor medida del Espíritu Santo hoy? ¿Qué tan dispuesto está el Señor a dar su Espíritu Santo a quienes se lo pidan?
Apocalipsis 3:17.- Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
Lucas 11:9-13.- (9) Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. (10) Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. (11) ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? (12) ¿O si le pide un huevo, le dará un escor­pión? (13) Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre ce­lestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?
El transcurso del tiempo no ha cam­biado en nada la promesa de despedi­da de Cristo de enviar el Espíritu San­to como su representante. No es por causa de alguna restricción de parte de Dios por lo que las riquezas de su gracia no fluyen a los hombres sobre la tierra. Si la promesa no se cumple como debiera, se debe a que no es apreciada debidamente. Si todos lo quisieran, todos serían llenados del Espíritu. Dondequiera la necesidad del Espíritu Santo sea un asunto en el cual se piense poco, se ve sequía espiritual, obscuridad espiritual, decadencia y muerte espirituales. Cuandoquiera los asuntos menores ocupen la atención, el poder divino que se necesita para el crecimiento y la prosperidad de la iglesia, y que traería todas las demás bendiciones en su estela, falta, aunque se ofrece en infinita plenitud”. –Los He­chos de los Apóstoles, pág. 41.
La medida del Espíritu San­to que recibimos será propor­cional a la medida de nuestro deseo y la fe ejercida por ello... Po­demos estar seguros de recibir el Espíritu Santo, si individualmen­te tratamos de experimentarlo al someter a prueba la palabra de Dios. (God’s Amazing Grace, p. 207).
*******
Aquellos que en Pentecostés fueron dotados con el poder de lo alto, no quedaron desde entonces libres de tentación y prueba. Como testigos de la verdad y la justicia, eran repetidas veces asaltados por el ene­migo de toda verdad, que trataba de despojarlos de su experiencia cristiana. Estaban obligados a luchar con todas las facultades dadas por Dios para alcan­zar la medida de la estatura de hombres y mujeres en Cristo Jesús. Oraban diariamente en procura de nuevas provisiones de gracia para poder elevarse más y más hacia la perfección. Bajo la obra del Espíritu Santo, aun los más débiles, ejerciendo fe en Dios, aprendían a desarrollar las facultades que les habían sido confiadas y llegaron a ser santificados, refinados y ennoblecidos. Mientras se sometían con humildad a la influencia modeladora del Espíritu Santo, recibían de la plenitud de la Deidad y eran amoldados a la semejanza divina”. Los Hechos de los Apóstoles, pág. 40.
En toda ocasión y lugar, en todas las tristezas y aflicciones, cuando la perspectiva parece sombría y el futuro nos deja perplejos y nos sentimos impoten­tes y solos, se envía el Consolador en respuesta a la oración de fe”. La Maravillosa Gracia de Dios, pág. 191.