sábado, 21 de mayo de 2016

Lección 22 | Amor fraternal, parte 3


Una de las mayores evidencias de la verdadera conversión es el amor a Dios y al hombre. Los que aceptan a Jesús como su Redentor tienen un profundo y sincero amor por otros de la misma preciosa fe. Eso pasaba con los creyentes de Tesalónica. ‘Más acerca de la caridad fraterna –escribió el apóstol– no habéis menester que os escriba: porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis los unos a los otros; y también lo hacéis así con todos los hermanos que están por toda Macedonia. Empero os rogamos, hermanos, que abundéis más…” (Los Hechos de los Apóstoles, pág. 213)

LA ÚNICA FUENTE DE AMOR
1.....¿Cuál es la fuente del amor? ¿Quién plantó las semillas del amor en el hombre?
1 Juan 4:10.- En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
2 Corintios 5:21.- Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.
Al contemplar a Cristo, nos detenemos en la orilla de un amor inconmensurable. Nos esforzamos por hablar de este amor, pero nos faltan las palabras. Consideramos su vida en la tierra, su sacrificio por nosotros, su obra en el cielo como abogado nuestro, y las mansiones que está preparando para aquellos que le aman; y sólo podemos exclamar: ¡Oh! ¡Qué altura y profundidad las del amor de Cristo! ‘En esto consiste el amor: no que nosotros hayamos amado a Dios, sino que él nos amó a nosotros, y ha enviado a su Hijo en propiciación por nuestros pecados’. ‘Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios(1 Juan 4:10; 3:1). En todo verdadero discípulo, este amor, como fuego sagrado, arde en el altar del corazón. Fue en la tierra donde el amor de Dios se reveló por Cristo. Es en la tierra donde sus hijos han de reflejar su amor mediante vidas inmaculadas. Así los pecadores serán guiados a la cruz, para contemplar al Cordero de Dios” (Los Hechos de los Apóstoles, pág. 269).

2.....Por lo tanto, ¿cuándo es uno capaz de amar a otros? ¿Quién tiene que vivir y reinar en él antes de que el amor pueda ser producido?
1 Juan 4:12; 2:5.- (4:12) Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros(2:5) pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.
“Los profesores de nuestro colegio no debieran conformarse a las costumbres del mundo ni adoptar los principios mundanos. Los atributos que Dios más estima son la caridad y la pureza. Dichos atributos deben ser apreciados por todo cristiano. ‘Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios (1 Juan 4:7). Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros(1 Juan 4:12). ‘Le veremos como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro(1 Juan 3:3)(Testimonios para la Iglesia, tomo 5, pág. 80).
Entre nosotros existe poco del amor verdadero y abnegado. El apóstol Juan dice: ‘Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor’. ‘Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros’ (1 Juan 4:7, 8, 12)(Testimonios para la Iglesia, tomo 8, pág. 149).

LIDIANDO CON LAS OFENSAS Y LA DEBILIDAD
3.....En caso de ofensa o maltrato, ¿cómo responde el amor divino?
Romanos 12:17.- No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.
1 Tesalonicenses 5:15.- Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos.
A usted le duele cuando alguien por quien ha hecho mucho se convierte en su enemigo, habiendo caído bajo una influencia enemiga. ¿Pero no le hace usted lo mismo a Jesús al apartarse de él? Él ha sido su mejor amigo. Ha hecho todo lo posible para merecer su amor. Ha querido ganar su confianza. Le ha pedido que venga a él con todas sus cargas y penas, y ha prometido proveerle descanso y sosiego, si lleva usted su yugo y su carga. Él declara que su yugo es fácil y ligera su carga. Demuestre que lo cree. Confíe en la palabra de Dios. Usted nunca habría podido estar donde está, llevando las responsabilidades que tiene, a menos que Jesús le hubiera dado ayuda especial. Reconózcalo. Alabe a Dios por haberle sido de ayuda, y confíe aún en él(Test. para la Iglesia, T.8, pág. 141).

4.....Al enfrentar los defectos de otros, ¿qué actitud tendremos si el amor de Dios está en nosotros?
Lucas 6:36.- Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.            
Santiago 3:17.- Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.
Dios da constantemente. ¿Y a quiénes concede sus dones? ¿A los que tienen un carácter intachable? Él ‘Que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos’. Mt. 5:45. No obstante el carácter pecaminoso de la humanidad, a pesar de que tan a menudo agraviamos el corazón de Cristo y no merecemos el perdón, cuando se lo pedimos él no nos rechaza. Nos ofrece gratuitamente su amor con esta exhortación: ‘Que os améis unos a otros; como yo os he amado’ (Jn 13:34)(Test. Iglesia, T6, pág. 286).

OTROS INDICIOS DEL AMOR DE DIOS EN NOSOTROS
5.....¿Qué debería hacerse cuando alguien practica el pecado y se aferra a una actitud inapropiada? ¿Qué hará un verdadero hermano en Cristo, y qué no hará, en una situación semejante?
Proverbios 17:18.- El hombre falto de entendimiento presta fianzas, Y sale por fiador en presencia de su amigo.
Gálatas 6:1.- Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.
1 Tesalonicenses 5:14.- Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón.
Si alguno de estos pequeñuelos fuese vencido y obrase mal contra nosotros, es nuestro deber procurar su restauración. No esperemos que haga el primer esfuerzo de reconciliación. ‘¿Qué os parece? –Pregunta Cristosi tuviese algún hombre cien ovejas, y se descarriase una de ellas, ¿no iría por los montes, dejadas las noventa y nueve, a buscar la que se había descarriado? Y si aconteciese hallarla, de cierto os digo, que más se goza de aquélla, que de las noventa y nueve que no se descarriaron. Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños’. “No le avergüences exponiendo su falta a otros, ni deshonres a Cristo haciendo público el pecado o error de quien lleva su nombre. Con frecuencia hay que decir claramente la verdad al que yerra; debe inducírsele a ver su error para que se reforme. Pero no hemos de juzgarle ni condenarle. No intentemos justificarnos. Sean todos nuestros esfuerzos para recobrarlo. Para tratar las heridas del alma se necesita el tacto más delicado, la más fina sensibilidad. Lo único que puede valernos en esto es el amor que fluye del que sufrió en el Calvario(DTG, pág. 408).

6.....¿Qué instrucción es dada para que podamos evitar causar que nuestro semejante vacile en la fe?
Romanos 14:13.- Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.
1 Corintios 10:32.- No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios.
Al tratar nosotros con los tentados y extraviados, nos manda: Considérate ‘a ti mismo, porque tú no seas también tentado’. Gálatas 6:1. Si sentimos nuestras propias flaquezas, nos compadeceremos de las flaquezas ajenas. “Porque, ¿quién te distingue? ¿O qué tienes que no hayas recibido?’ (1 Corintios 4:7). ‘Uno es vuestro Maestro;... y todos vosotros sois hermanos’. Mateo 23:8. ‘¿Por qué juzgas a tu hermano? o tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano?’ ‘Así que, no juzguemos más los unos de los otros: antes bien juzgad de no poner tropiezo o escándalo al hermano(Romanos 14:10, 13).
Es siempre humillante que se nos señalen nuestros errores. Nadie debe amargar tan triste experiencia con censuras innecesarias. Nadie fue jamás regenerado con oprobios, pero éstos han repelido a muchos y los indujeron a endurecer sus corazones contra todo convencimiento. La ternura, la mansedumbre y la persuasión pueden salvar al extraviado y cubrir multitud de pecados(El Ministerio de Curación, pág. 123).

7.....¿Qué debería caracterizar nuestras acciones y palabras en nuestro trato diario con otros?
Eclesiastés 10:12.- Las palabras de la boca del sabio son llenas de gracia, más los labios del necio causan su propia ruina.
Colosenses 4:6.- Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.
1 Pedro 3:15.- Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.
El principal requisito del lenguaje es el de ser puro, bueno y sincero: ‘la expresión externa de una gracia interior’La mejor escuela para este estudio del lenguaje es el hogar. “Las palabras bondadosas son como rocío y suaves lluvias para el alma. La Escritura dice acerca de Cristo que se concedió gracia a sus labios, para que supiese ‘hablar en sazón palabra al cansado’. Y el Señor nos ordena: ‘Sea vuestra palabra siempre con gracia,’ ‘para que dé gracia a los oyentes’(El Hogar Cristiano, pág. 395).

PARA UN ESTUDIO ADICIONAL
·       Colosenses 3:12; Proverbios 6:1, 2; Hebreos 3:12, 13

ESCUCHANDO Y COMPARTIENDO EL MENSAJE
Un enorme camión se chocó contra la parte posterior de un pequeño vehículo, causando que se caiga a un barranco de 75 pies hacia abajo. La dueña del vehículo era una mujer paralítica que manejaba el auto con un equipo especial. La mujer, Linda Myers, intentó pedir ayuda en la radio de su auto. Por horas, nadie prestó atención a sus peticiones de ayuda. Finalmente, después de catorce horas, clamó: “¡Señor, permite que alguien venga y me ayude!” En ese momento, un conductor de camión escuchó y respondió su llamada y llamó a la policía por la radio. Esto condujo a una intervención inmediata, y la mujer fue rescatada. Linda dijo: “Cuando careces de la comunicación humana, el Señor está todavía listo a escuchar tu lamento.” Esta mujer y el hombre de la Biblia que fue atacado en el camino de Jerusalén a Jericó no son los únicos que caen en serias dificultades. Hay millones que están atrapados en el pecado y la desesperación; están pidiendo urgentemente ayuda de emergencia, y podemos darles el mensaje de amor y esperanza que el Señor nos ha confiado. ¿Haremos diferente a aquel conductor de camión, o rápidamente correremos a ayudar dando el mensaje que puede salvar una vida? – (Adaptado de The Christian calendar Più che vincitori in Cristo “más que vencedores en Cristo”, 5 de enero, 2011).