jueves, 28 de julio de 2016

Lección 05 | Laodicea, El Juicio del pueblo de Dios


El mensaje a los laodicenses se aplica a los adventistas que han tenido gran luz y no han andado en ella. Los que han hecho gran profesión de fe, pero que no se han mantenido al mismo paso de su Guía, son los que serán vomitados de su boca, a menos que se arrepientan(Mensajes Selectos, tomo 2, pág. 75).
El mensaje a la iglesia de Laodicea se aplica especialmente al pueblo de Dios de hoy día. Es un mensaje para los cristianos de nombre que han llegado a parecerse tanto al mundo que no se puede ver diferencia [se citan los vers. 14-18]”. (Review and Herald, 20 de agosto de 1903; Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 971).

MENSAJE PARA LA ÚLTIMA IGLESIA
1.....¿Qué mensaje serio es dado a la iglesia de Laodicea?
Apocalipsis 3:14-17.- (14) Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: (15) Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! (16) Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. (17) Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
El Señor nos muestra aquí que el mensaje que deben dar a su pueblo los ministros que él ha llamado para que amonesten a la gente no es un mensaje de paz y seguridad. No es meramente teórico, sino práctico en todo detalle. En el mensaje a los laodicenses, los hijos de Dios son presentados en una posición de seguridad carnal. Están tranquilos, creyéndose en una exaltada condición de progreso espiritual. ‘Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. (Testimonios Iglesia, t.3, pág. 279).

2.....Si una persona no se compara con su Redentor, ¿cómo se considerará? ¿Sería entonces consciente de su estado tibio?
Lucas 18:11.- El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano.
Mateo 5:20.- Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
“¡Qué mayor engaño puede penetrar en las mentes humanas que la confianza de que en ellos todo está bien cuando todo anda mal! El mensaje del Testigo Fiel encuentra al pueblo de Dios sumido en un triste engaño, aunque crea sinceramente dicho engaño. No sabe que su condición es deplorable a la vista de Dios. Aunque aquellos a quienes se dirige el mensaje del Testigo Fiel se lisonjean de que se encuentran en una exaltada condición espiritual, dicho mensaje quebranta su seguridad con la sorprendente denuncia de su verdadera condición de ceguera, pobreza y miseria espirituales. Este testimonio tan penetrante y severo no puede ser un error, porque es el Testigo Fiel el que habla y su testimonio debe ser correcto(Testimonios para la Iglesia, tomo 3, pág. 279).

3.....¿Por qué existe una condición de tibieza en la iglesia? ¿Se puede seguir al Señor y al mundo simultáneamente?
Oseas 10:2, (Primera parte).- Está dividido su corazón. Ahora serán hallados culpables.
Mateo 6:24.- Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
1 Juan 2:15, 16.- (15) No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él(16) Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 
A los que se sienten seguros en sus progresos, los que se creen ricos en conocimiento espiritual, les es difícil recibir el mensaje que declara que están engañados y necesitados de toda gracia espiritual. El corazón que no ha sido santificado es engañoso ‘más que todas las cosas, y perverso.’ Me fue demostrado que muchos se están lisonjeando de que son buenos cristianos, aunque no tienen un solo rayo de la luz de Jesús. No tienen una viva experiencia personal en la vida divina”. (Testimonios para la Iglesia, tomo 3, pág.144).
El peligro que han recorrido los hijos de Dios durante los últimos años ha sido el amor al mundo. De éste han nacido los pecados del egoísmo y de la codicia…”. “El fuerte amor al mundo vence o absorbe el amor a la verdad. Les son ofrecidos los reinos del mundo, y ellos se apoderan ávidamente de sus tesoros, y piensan que son admirablemente prosperados. Satanás triunfa porque su plan ha tenido éxito. Ellos han abandonado el amor de Dios por el amor del mundo”. (Testimonios para la Iglesia, tomo 1, pág. 134).

DESEO Y ORACIÓN POR PURIFICACIÓN
4.....¿Qué dice Dios que hará a aquellos que rechacen su consejo y reprensiones?
Proverbios 1:23-26.- (23) Volveos a mi reprensión; he aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, y os haré saber mis palabras. (24) Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, extendí mi mano, y no hubo quien atendiese, (25) sino que desechasteis todo consejo mío y mi reprensión no quisisteis, (26) también yo me reiré en vuestra calamidad, y me burlaré cuando os  viniere lo que teméis.
“Muchos preguntan: ¿Por qué se dan todos estos reproches? ¿Por qué los Testimonios nos acusan continuamente de apostasía y graves pecados? Amamos la verdad; estamos prosperando; no necesitamos esos testimonios de amonestación y reproche. Pero miren sus corazones murmuradores y comparen su vida con las enseñanzas prácticas de la Biblia; humillen sus almas delante de Dios; ilumine la gracia de Dios las tinieblas; y caerán las escamas de sus ojos y se percatarán de su verdadera pobreza y miseria espirituales…”. “Muchos se sienten impacientes e irritados porque son frecuentemente molestados por amonestaciones y reproches que les hacen acordar de sus pecadosNo pueden soportar que se les hable de su negligencia en el cumplimiento del deber, ni de sus malas acciones, de su egoísmo, orgullo y amor al mundo”. (Testimonios para la Iglesia, tomo 3, págs. 281, 284).

5.....Cuando uno se preocupa por este mensaje, ¿qué gran anhelo tendrá?
Salmos 139:23, 24; 51:2, 7.- (139:23) Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; (139:24) Y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno(51:2) Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado(51:7) Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve.
“… El pecado es engañoso, y tiende a adormecer las percepciones morales. Pero a través de la autoexaminación, escudriñamiento de las Escrituras, y oración humilde, mediante la ayuda del Espíritu Santo, podrán ver su error. Si luego confiesan sus pecados y se apartan de ellos, el tentador no aparecerá ante ellos como un ángel de luz, sino como un engañador, un acusador de aquellos que Dios desea utilizar para su gloria. Aquellos que reconocen que la reprensión y corrección provienen de Dios, y se les permite así ver y corregir sus errores, están aprendiendo lecciones preciosas, incluso de sus errores. Su aparente derrota se convierte en victoria. No confían en su propia fuerza, sino en la fuerza de Dios. Tienen fervor, celo, y afecto, unidos con humildad, y controlados por los preceptos de la palabra de Dios. De este modo producen los frutos apacibles de justicia. El Señor puede enseñarles su voluntad, y ellos conocerán la doctrina, si es de Dios. No andarán tropezando, sino con seguridad, en una senda donde la luz del cielo brilla”. (Review and Herald, 16 de diciembre de 1890).

ORANDO POR EL AUMENTO DE LA FE
6.....¿Qué hace falta entre el pueblo de Dios? A semejanza de los discípulos, ¿cuál debería ser el deseo y petición constante de cada alma sincera a Dios?
Lucas 18:8 (Segunda parte); 17:5, 6.- (18:8 sp) Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?... (17:5) Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe. (17:6) Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecería.
La fe y el amor son tesoros áureos, elementos que faltan en gran manera entre el pueblo de Dios… “La fe en la pronta venida de Cristo se está desvaneciendo. ‘Mi señor tarda en venir’ (Mateo 24:48), es no sólo lo que se dice en el corazón, sino que se expresa en palabras y muy definidamente en las obras. En este tiempo de vigilia, el estupor anubla los sentidos del pueblo de Dios con respecto a las señales de los tiemposLa fe ha estado disminuyendo en grado temible, y únicamente el ejercicio puede hacerla aumentar”. (Testimonios para la Iglesia, tomo 3, pág. 282).
Hay que cultivar la fe. Si se ha debilitado, es semejante a una planta enferma que debería colocarse al sol y regarse y cuidarse esmeradamente. El Señor quiere que todos los que han recibido luz y evidencia disfruten de esa luz y anden iluminados por ella. Dios nos ha dado la facultad del razonamiento para que investiguemos desde la causa al efecto. Si queremos tener luz, debemos ir a la luz. Debemos confiar individualmente en la esperanza puesta ante nosotros en el evangelio... Cuán necio sería ir a un sótano y lamentarse porque se está en tinieblas. Si queremos luz, debemos subir a una habitación más alta. Tenemos el privilegio de ir a la luz, de ir ante la presencia de Dios…”. (A Fin de Conocerle, pág. 228).

7.....¿Qué exhortación dirigen el Señor y el Espíritu de profecía a cada uno mientras la puerta de la gracia está aún abierta?
Joel 2:12, 13.- (12) Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. (13) Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo.
2 Corintios 7:1.- Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios
Quisiera alarmar a mis hermanos si pudiera. Quisiera apremiarlos con la pluma y la voz, con este ruego: Vivid en el Señor, caminad con Dios si queréis morir en el Señor y entrar pronto donde el Señor permanece para siempre. No seáis rebeldes a las amonestaciones celestiales; recibid las amonestaciones, los ruegos, las advertencias, los reproches y las amenazas de Dios que han sido descuidados y permitid que corrijan vuestro corazón apóstata y pecaminoso. Permitid que la gracia transformadora de Cristo os haga puros, fieles, santos y hermosos como el lirio inmaculado que abre su capullo sobre el seno del lago. Transferid vuestro amor y vuestros afectos a Aquel que murió por vosotros en la cruz del Calvario. Educad vuestros labios a entonar sus alabanzas y a ofrecer oraciones como incienso santo”. (Testimonios para los Ministros, pág. 430).
Una y otra vez se os ha dirigido la voz del cielo. ¿Le obedeceréis? ¿Escucharéis al Testigo fiel que os aconseja procurar el oro probado en el fuego, la vestidura blanca y el colirio? El oro son la fe y el amor; la vestidura blanca es la justicia de Cristo; el colirio es el discernimiento espiritual que os habilitará para rehuir los ardides de Satanás, para notar el pecado y aborrecerlo, para ver la verdad y obedecerla”. (Testimonios para la Iglesia, tomo 5, pág. 216).

PARA UN ESTUDIO ADICIONAL
Como pueblo, estamos triunfando en la claridad y fuerza de la verdad. Somos plenamente sostenidos en nuestra posición por una abrumadora cantidad de claros testimonios bíblicos. Pero somos muy deficientes en humildad, paciencia, fe, amor, abnegación, vigilancia y espíritu de sacrificio según la Biblia. Necesitamos cultivar la santidad bíblica. El pecado prevalece entre el pueblo de Dios. El claro mensaje de reprensión enviado a los laodicenses no es recibido. Muchos se aferran a sus dudas y pecados predilectos, a la par que están tan engañados que hablan y sienten como si nada necesitaran… Los tales se hallan en la mayor necesidad de la gracia de Dios y de discernimiento espiritual para poder descubrir su falta de conocimiento espiritual. Les falta casi toda cualidad necesaria para perfeccionar un carácter cristiano. No tienen el conocimiento práctico de la verdad bíblica que induce a la humildad en la vida y a conformar la voluntad a la de Cristo. No viven obedeciendo a todos los requerimientos de Dios…”.

Estamos viviendo en un tiempo sumamente solemne e importante, de la historia de esta tierra. Estamos en medio de los peligros de los últimos días. Ante nosotros hay eventos graves y temibles. Cuán necesario es que todos los que temen a Dios y aman su ley se humillen ante él, y se aflijan y lamenten, y confiesen los pecados que han separado a Dios de su pueblo. Lo que debiera despertar la mayor alarma es que no sentimos ni comprendemos nuestra condición, nuestro estado pecaminoso, y que estamos satisfechos de permanecer como somos. Debiéramos acudir a la Palabra de Dios y a la oración, buscando al Señor en forma individual y ferviente, para que podamos encontrarlo. Debiéramos hacer de esto nuestra primera ocupación”. (Testimonios para la Iglesia, tomo 3, págs. 280, 62.Testimonios para la Iglesia, tomo 3, págs. 279-285).