martes, 15 de agosto de 2017

Lección 08 | Bautismo del Espíritu Santo


El Evangelio no ha de ser presentado como una teoría sin vida, sino como una fuerza viva para cambiar la vida. Dios desea que los que reciben su gracia sean testigos de su poder. A aquellos cuya conducta ha sido más ofensiva para él los acepta libremente; cuando se arrepienten, les imparte su Espíritu divino; los coloca en las más altas posiciones de confianza y los envía al campamento de los desleales a proclamar su misericordia ilimitada. Quiere que sus siervos atestigüen que por su gracia los hombres pueden poseer un carácter semejante al suyo y que se regocijen en la seguridad de su gran amor. Quiere que atestigüemos que no puede quedar satisfecho hasta que la familia humana esté reconquistada y restaurada en sus santos privilegios de hijos e hijas(El Deseado de todas las gentes, pág. 766).

PROMESA DE UN BAUTISMO ESPECIAL
1.....Según Juan el bautista, ¿qué gran regalo iba a dar Jesús a sus seguidores?
Mateo 3:11.- Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
Lucas 3:16.- Respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
Lo que necesitamos es el bautismo del Espíritu Santo. Sin esto, no estamos más capacitados para ir al mundo de lo que estuvieron los discípulos después de la crucifixión del Señor. Jesús conocía su desamparo y les dijo que permanecieran en Jerusalén. Cada maestro debe ser un alumno para que sus ojos puedan ser ungidos hasta que fueran investidos con el poder de lo alto. a fin de que vean las evidencias de la verdad de Dios que avanza. Los rayos del Sol de justicia deben brillar en su propio corazón si quiere impartir la luz a otros(Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 481).

2.....¿Qué maravillosa promesa dio Jesús a sus discípulos antes de su muerte y resurrección? ¿Qué debía suceder antes que el Consolador pudiese venir?
Juan 14:16, 17; 16:7.- (14:16) Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: (14:17) el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros(16:7) Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.
Dios no nos pide que hagamos con nuestra propia fuerza la obra que nos espera. Él ha provisto ayuda divina para todas las emergencias a las cuales no puedan hacer frente nuestros recursos humanos. Da el Espíritu Santo para ayudarnos en toda dificultad, para fortalecer nuestra esperanza y seguridad, para iluminar nuestra mente y purificar nuestro corazón(Testimonios para la iglesia, tomo 8, pág. 26).
Necesitamos la santa unción de lo alto. No importa cuán inteligente o cuán instruido sea un hombre, no está calificado para enseñar a menos que se aferre firmemente del Dios de Israel. El que esté relacionado con el cielo hará las obras de Cristo. Por fe en Dios, tendrá poder para conmover a la humanidad. Irá en busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Si el poder divino no se combinara con el esfuerzo humano, yo no daría un ápice por todo lo que podría hacer el más grande de los hombres. Falta el Espíritu Santo en nuestra obra. Nada me alarma más que ver el espíritu de desavenencia manifestado por nuestros hermanos. Estamos en terreno peligroso cuando no podemos unirnos como cristianos y examinar cortésmente los puntos controvertidos. Siento el deseo de huir del lugar, no sea que reciba el molde de aquellos que no pueden investigar sinceramente las doctrinas de la Biblia” (Mensajes selectos, tomo 1, pág. 480).

UN REGALO ESPECIAL PARA UN PROPÓSITO ESPECIAL
3.....¿Cuál fue el propósito para el cual el Señor iba a dar el bautismo del Espíritu Santo?
Lucas 24:48.- Y vosotros sois testigos de estas cosas.
Juan 15:27.- Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio.
Hechos 1:8.- Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Parece extraño que Cristo enviara a los discípulos a iniciar su obra en Jerusalén, el mismo lugar donde el espíritu de Satanás se había manifestado abiertamente en oposición y enemistad al Príncipe de vida. Fue allí que había sido acosado, perseguido, negado y traicionado” (Review and Herald, 19 de abril de 1892).
La comisión evangélica es la magna carta misionera del reino de Cristo. Los discípulos habían de trabajar fervorosamente por las almas, dando a todos la invitación de misericordia. No debían esperar que la gente viniera a ellos; sino que debían ir ellos a la gente con su mensaje” (Los hechos de los apóstoles, pág. 23).
“Así como los discípulos salieron para proclamar el Evangelio, llenos con el poder del Espíritu, también los siervos de Dios deben salir hoy. A nuestro alrededor hay campos blancos para la siega. Esos campos deben cosecharse. Debemos llevar la Palabra, llenos con un abnegado deseo de proclamar el mensaje de misericordia a los que están en las tinieblas del error y la incredulidad. Dios moverá los corazones de los creyentes para llevar su obra a las regiones más remotas” (A fin de conocerle, pág. 343).

4.....¿Qué señales acompañaban a los fieles creyentes mientras proclamaban el mensaje de salvación? ¿Cómo debería esto motivar a cada iglesia a promover la difusión misionera?
Marcos 16:15, 17, 18.- (15) Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura(17) Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; (18) tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.
Mediante el don del Espíritu Santo, los discípulos habían de recibir un poder maravilloso. Su testimonio iba a ser confirmado por señales y prodigios. No sólo los apóstoles iban a hacer milagros, sino también los que recibiesen su mensaje. “La promesa es tan abarcante como el mandato. No porque todos los dones hayan de ser impartidos a cada creyente. El Espíritu reparte ‘particularmente a cada uno como quiere’. Pero los dones del Espíritu son prometidos a todo creyente conforme a su necesidad para la obra del Señor. La promesa es tan categórica y fidedigna ahora como en los días de los apóstoles. ‘Estas señales seguirán a los que creyeren’. Tal es el privilegio de los hijos de Dios, y la fe debe echar mano de todo lo que puede tener como apoyo(El Deseado de todas las gentes, págs. 760, 762).

UNIDAD Y ARMONÍA
5.....En vista de este bautismo especial, ¿qué mandato dio Jesús a los discípulos después de su resurrección?
Lucas 24:49.- He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.
Hechos 1:4, 5.- (4) Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. (5) Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.
Los talentos que Cristo confía a su iglesia representan especialmente las bendiciones y los dones impartidos por el Espíritu SantoTodos los hombres no reciben los mismos dones, pero se promete algún don del Espíritu a cada siervo del Maestro. “… Sin embargo, este don no fue recibido en su plenitud hasta después de la ascensión. No fue recibido el derramamiento del Espíritu hasta que, mediante la fe y la oración, los discípulos se consagraron plenamente para efectuar la obra de Cristo. Entonces, en un sentido especial, los bienes del cielo fueron entregados a los seguidores de Cristo. ‘Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres’Los dones ya son nuestros en Cristo, pero su posesión verdadera depende de nuestra recepción del Espíritu de Dios(Palabras de vida del gran Maestro, págs. 262, 263).

6.....En concordancia con las palabras de Jesús, ¿dónde aguardaron los discípulos el bautismo del Espíritu Santo? ¿Cómo emplearon los días de preparación?
Hechos 1:12-14; 2:1.- (1:12) Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo. (1:13) Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo. (1:14) Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos(2:1) Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.
Los primeros discípulos salieron predicando la palabra. Revelaban a Cristo en su vida. Y el Señor obraba con ellos ‘confirmando la palabra con las señales que se seguían’. Estos discípulos se prepararon para su obra. Antes del día de Pentecostés, se reunieron y apartaron todas sus divergencias. Estaban unánimes. Creían la promesa de Cristo de que la bendición sería dada, y oraban con fe. No pedían una bendición solamente para sí mismos; los abrumaba la preocupación por la salvación de las almas. El Evangelio debía proclamarse hasta los últimos confines de la tierra, y ellos pedían que se les dotase del poder que Cristo había prometido. Entonces fue derramado el Espíritu Santo, y millares se convirtieron en un día(El Deseado de todas las gentes, pág. 767).

CUMPLIMIENTO Y GRANDES RESULTADOS
7.....¿Cuándo tuvo lugar el bautismo del Espíritu Santo? ¿Qué resultados milagrosos se veían mientras los discípulos predicaban el mensaje del evangelio?
Hechos 2:2, 14, 41.- (2) Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados(14) Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras(41) Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.
Los apóstoles hablaron impulsados por el Espíritu Santo; y sus palabras no podían ser contradichas porque las confirmaban extraordinarios milagros llevados a cabo gracias al derramamiento del Espíritu de Dios. Los discípulos mismos se asombraron de los resultados de esta manifestación, y de la rapidez y la abundancia de la cosecha de almas. Todos se llenaron de asombro” (La historia de la redención, pág. 255).
Haciendo la obra de Cristo es como la iglesia tiene la promesa de su presenciaLa misma vida de la iglesia depende de su fidelidad en cumplir el mandato del Señor. Descuidar esta obra es exponerse con seguridad a la debilidad y decadencia espirituales. Donde no hay labor activa por los demás, se desvanece el amor, y se empaña la fe(El Deseado de todas las gentes, pág. 765).
Estas escenas han de repetirse, y con mayor poder. El descenso del Espíritu Santo en el día de Pentecostés fue la primera lluvia, pero la última lluvia será más abundante. El Espíritu espera que lo pidamos y recibamos. Cristo ha de ser nuevamente revelado en su plenitud por el poder del Espíritu Santo(Palabras de vida del gran Maestro, pág. 92).

PARA ESTUDIO ADICIONAL
“Así también puede ser ahora. En vez de las especulaciones humanas, predíquese la Palabra de Dios. Pongan a un lado los cristianos sus disensiones y entréguense a Dios para salvar a los perdidos. Pidan con fe la bendición, y la recibirán. El derramamiento del Espíritu en los días apostólicos fue la ‘lluvia temprana’, y glorioso fue el resultado. Pero la lluvia ‘tardía’ será más abundante. “Todos los que consagran su alma, cuerpo y espíritu a Dios, recibirán constantemente una nueva medida de fuerzas físicas y mentales. Las inagotables provisiones del Cielo están a su disposición. Cristo les da el aliento de su propio espíritu, la vida de su propia vida. El Espíritu Santo despliega sus más altas energías para obrar en el corazón y la mente. La gracia de Dios amplía y multiplica sus facultades y toda perfección de la naturaleza divina los auxilia en la obra de salvar almas. Por la cooperación con Cristo, son completos en él, y en su debilidad humana son habilitados para hacer las obras de la Omnipotencia” (El Deseado de todas las gentes, pág. 767).