jueves, 17 de julio de 2014

Lección 03 | La mayoría


Si tenemos las ideas correctas de la misión de Cristo en la tierra, y de lo que es nuestro trabajo, no nos desanimaremos porque somos pocos. Cuando se le preguntó si son pocos los que se salvan, Cristo dijo, ‘Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella’. Ahora Él da la razón: ‘Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan’ ” (Historical Sketches of the Foreign Missions of the Seventh-day Adventists, pág. 232).

1.....¿Quién está dirigiendo a la mayoría de las personas en la tierra? ¿Cómo lo sabes?
Efesios 2:2, 3.- En los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.
1 Juan 5:19.- Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.
Si la cantidad fuera una prueba del éxito, Satanás podría pretender la preeminencia, porque en este mundo sus seguidores forman la gran mayoría(Testimonios para la Iglesia, tomo 6, pág. 148).
En nuestros días el espíritu del mundo no está más en armonía con el espíritu de Cristo que en tiempos antiguos; y los que predican la Palabra de Dios en toda su pureza no encontrarán mejor acogida ahora que entonces. Las formas de oposición a la verdad pueden cambiar, la enemistad puede ser menos aparente en sus ataques porque es más sutil; pero existe el mismo antagonismo que seguirá manifestándose hasta el fin de los siglos(El Conflicto de los Siglos, pág. 134).

2.....En general, ¿cuál es la condición de la sociedad actual?
Romanos 3:10-18.- Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; Su boca está llena de maldición y de amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre; Quebranto y desventura hay en sus caminos; Y no conocieron camino de paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos.
2 Timoteo 3:1-5.- También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.
Predomina actualmente una ‘epidemia de crímenes’ que espanta el corazón de los hombres sensatos y temerosos de Dios. La pluma se resiste a describir la corrupción reinante. Cada día trae nuevas revelaciones de las disensiones, el soborno y el fraude que dominan en la política; cada día trae su doloroso contingente de violencias y de infracciones a la ley, de indiferencia frente al sufrimiento humano, de brutales y diabólicos atentados contra la vida humana. Cada día es testigo del aumento de la locura, del homicidio y del suicidio(Testimonios para la Iglesia, tomo 9, pág. 73).

3.....¿Cuál es la causa de la iniquidad en el mundo?
Isaías 24:5, 6.- Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiternoPor esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y disminuyeron los hombres.
Debido a la transgresión, la maldición de Dios vino sobre la tierra misma, sobre el ganado y sobre toda carne. Los seres humanos están sufriendo el resultado de su propia conducta al apartarse de los mandamientos de Dios. Las bestias también sufren bajo la maldición” (Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, pág. 493).
Vivimos en un siglo de gran impiedad. Las multitudes están esclavizadas por costumbres pecaminosas y malos hábitos, y son difíciles de romper los grillos que las atan. Como un diluvio, la iniquidad está inundando la tierra. Ocurren diariamente crímenes casi demasiado horrorosos para ser mencionados. Y, sin embargo, hombres que profesan ser atalayas en las murallas de Sion quieren enseñar que la ley era sólo para los judíos y que caducó con los gloriosos privilegios que comenzaron en la era evangélica. ¿No hay acaso una relación entre el desenfreno y el crimen imperantes, y el hecho de que los ministros y sus fieles sostienen y enseñan que la ley no está más en vigencia?” (M.S, tomo 1, pág. 257).

4.....¿Por qué el pecado tiene tanto poder sobre la humanidad?
Romanos 7:14, 15, 19; 6:16.- Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado. Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago... Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago... ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?
El hombre caído es el cautivo legítimo de Satanás. La misión de Jesucristo fue libertarlo de su poder. El hombre se inclina naturalmente a seguir las sugerencias de Satanás y por sí mismo no puede resistir con éxito a un enemigo tan terrible, a menos que Cristo, el poderoso Vencedor, more en él, guiando sus deseos y dándole fuerza. Solo Dios puede limitar el poder de Satanás(Mensajes para los Jóvenes, pág. 36).

5.....¿Con qué se compara esta condición generalizada?
Isaías 60:2, primera parte.- Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones;…
Juan 1:5; 3:19.- La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella… Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.
Mientras el error progresa rápidamente, debemos procurar estar despiertos en la causa de Dios, y darnos cuenta del tiempo en el cual vivimos. Las tinieblas van a cubrir la tierra, y la obscuridad los pueblos. Y mientras casi todos los que nos rodean están envueltos en densas tinieblas de error y engaño, nos incumbe sacudir el estupor y vivir cerca de Dios, donde podemos recibir divinos rayos de luz y gloria del rostro de Jesús. A medida que las tinieblas se intensifican y el error aumenta, debemos obtener un conocimiento más cabal de la verdad y estar preparados para sostener nuestra posición mediante las Escrituras” (Primeros Escritos, pág. 104).

6.....¿Qué otra representación ilustra, muy claramente, bajo que poder se encuentran muchedumbres, naciones y personas?
Apocalipsis 17:1, 2, 15.- Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; Con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación. Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.
“En Apocalipsis 17, un ángel explicó que las aguas representan ‘pueblos y naciones y lenguas(Apocalipsis 17:15). Los vientos simbolizan luchas. Los cuatro vientos del cielo que combatían en la gran mar representan los terribles dramas de conquista y revolución por los cuales los reinos alcanzaron el poder” (El Conflicto de los Siglos, pág. 435).
Este vino del error se compone de falsas doctrinas, como la inmortalidad natural del alma, el tormento eterno de los impíos, la negación de la preexistencia de Cristo antes de su nacimiento en Belén, y la defensa y exaltación del primer día de la semana sobre el día santificado por Dios. Estos y otros errores afines son presentados al mundo por las varias iglesias, y así se cumplen las Escrituras que dicen: ‘Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación’(Testimonios para los Ministros, pág. 61).

7.....¿Qué calamidad descendió sobre las personas en la tierra en los días de Noé? ¿Cómo se comparan esos días con los actuales?
Génesis 6:5, 7, 11-13.- Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho... Se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra.
No fueron las multitudes o las mayorías las que se colocaron de parte de lo justo. El mundo se puso contra la justicia y las leyes de Dios, y Noé fue considerado fanático. Satanás, al tentar a Eva para que desobedeciese a Dios, le dijo: ‘No moriréis.’ Génesis 3:4. Grandes hombres del mundo, honrados y sabios, repitieron lo mismo. ‘Las amenazas de Dios–dijeron–tienen por fin intimidarnos y nunca se realizarán. No debéis alarmaros. Nunca se producirá la destrucción de la tierra por el Dios que la hizo ni el castigo de los seres que Él creó. Podéis estar tranquilos; no temáis. Noé es un descabellado fanático’ ” (Patriarcas y Profetas, pág. 83).
Los mismos pecados que trajeron juicio sobre el mundo en los días de Noé, existen en nuestros días. Los hombres y las mujeres llevan ahora su forma de comer y beber hasta el momento en que termina en la glotonería y la embriaguez. Este pecado prevaleciente, la complacencia del apetito pervertido, inflamó las pasiones de los hombres en los días de Noé, y dio lugar a la corrupción generalizada. La violencia y el pecado llegó al cielo(Christian Temperance and Bible Hygiene, pág. 12).

8.....Incluso si la profesa iglesia de Dios contara con millones de miembros hoy, ¿sólo qué proporción se salvaría? ¿Por qué?
Romanos 9:27.- También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo.
La mayoría de los cristianos nominales, aunque profesa vivir para Cristo, está realmente viviendo para el mundo. No discierne la excelencia de las cosas celestiales, y por lo tanto no puede amarlas de veras. Muchos profesan ser cristianos porque consideran honorable el cristianismo. No disciernen que el verdadero cristianismo significa llevar la cruz, y su religión tiene poca influencia para impedirles tomar parte en los placeres mundanos” (Mensajes para los Jóvenes, pág. 266).
No todos, sin embargo, serían engañados por los artificios del enemigo. Cuando el fin de todas las cosas terrenales esté cerca, se encontrarán fieles creyentes capaces de discernir las señales de los tiempos. Aunque un gran número de creyentes profesos negarán su fe por sus obras, habrá un remanente que resistirá hasta el fin(H.A, pág. 427).

9.....En asuntos de fe y verdad, ¿en qué no se debe depositar la confianza? ¿Por qué?
Éxodo 23:2.- No seguirás a los muchos para hacer mal, ni responderás en litigio inclinándote a los más para hacer agravios.
1 Corintios 1:19, 20.- Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?
Ni las opiniones de los sabios, ni las deducciones de la ciencia, ni los credos o decisiones de concilios tan numerosos y discordantes como lo son las iglesias que representan, ni la voz de las mayorías, nada de esto, ni en conjunto ni en parte, debe ser considerado como evidencia en favor o en contra de cualquier punto de fe religiosa. Antes de aceptar cualquier doctrina o precepto debemos cerciorarnos de si los autoriza un categórico ‘Así dice Jehová’... “Las multitudes se niegan a recibir las verdades bíblicas porque estas contrarían los deseos de los corazones pecaminosos y mundanos; y Satanás les proporciona los engaños en que se complacen(El Conflicto de los Siglos, págs. 580, 581).

10..¿Cómo es representado en la Biblia el camino hacia la salvación? ¿Cuántos entrarán?
Mateo 7:13, 14.- Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.
Jeremías 21:8.- Y a este pueblo dirás: Así ha dicho Jehová: He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte.
Dios pone delante del hombre la vida y la muerte. Él puede elegir. Muchos desean la vida, pero siguen andando en el camino ancho. Escogen rebelarse contra el gobierno de Dios, no obstante la gran misericordia y compasión que él manifestó al dar a su Hijo para que muriese por ellos. Los que no escogen aceptar la salvación comprada a precio tan alto, deben ser castigados…. Después que los impíos hayan sido raídos de la tierra, toda la hueste celestial dirá: ‘¡Amén!’ ” (Primeros Escritos, pág. 221).
Hay miles que están viajando en el camino de la oscuridad y el error, el camino ancho que conduce a la muerte, que se jactan de que están en la senda que lleva a la felicidad y al cielo; pero ellos jamás la encontrarán ni llegarán a su destino(Testimonios para la Iglesia, tomo 3, pág. 481).
Si tomamos a Cristo como nuestro Guía, nos conducirá a salvo a lo largo del camino estrecho. El camino puede ser áspero y espinoso; la pendiente puede ser abrupta y peligrosa; puede haber trampas a la derecha y a la izquierda; podemos tener que soportar penalidades en nuestro viaje; cuando estamos cansados, cuando anhelamos descanso, quizá tengamos que seguir adelante; cuando desmayamos, quizá tengamos que luchar; cuando estamos desanimados, quizá se nos pida que confiemos; pero con Cristo como nuestro Guía, no perderemos la senda que lleva a la vida inmortal, no dejaremos de alcanzar finalmente el cielo deseado(A Fin de Conocerle, pág. 251).